Foto knk2015 2 semanas de trabajo intenso Foto. Erwin Boekee

Terencio dijo:  Cuantos hombres, tantas opiniones”. Si hiciéramos una encuesta – “ Qué es el longboard para ti”, podemos suponer que la mayoría de la gente no sabría sobre lo que estamos preguntando. Las personas que tienen cualquier conocimiento del tema dirían que es un tipo de monopatín que sirve para desplazarse. Para otros sería un pasatiempo, ocio o simplemente un juguete. Puedo decir con toda tranquilidad que pasé por todas estas fases. Además, podría añadir algunas más.

Primera fase – pasión

A finales de la escuela primaria empecé a andar en skate. Mis primeros ollies, skateboardig con mis amigos delante de casa, primeras revistas (“ślizgi” se me perdieron, pero hasta ahora tengo mi colección de “Info magazine”), primeros obstáculos hechos a mano, armarios cubiertos de pegatinas de mis marcas preferidas o viajes a las ciudades cercanas para hacer skate en otros sitios. Todavía me acuerdo del ambiente de aquellos días y de horas pasadas haciendo skate.

Los años pasaban, dedicaba cada vez menos tiempo a mi pasión, pero fue durante los estudios cuando hice una pausa más larga. Los cursos, fiestas, falta de sitios para hacer skate cerca de casa separaron nuestros caminos. Dos años después – un gran regreso, uno de mis amigos me dijo: “Colega, tengo una buena propuesta para conquistar la ciudad” y me mostró un video sobre el longboard. Otros ejes, ruedas mayores – me moló esta opción.

Cuando estaba trabajando en Gdańsk, un día en la playa tuve la oportunidad de montar el skate. Por 2 semanas di la brasa a los chicos de longboardshop.pl sobre un modelo que me interesaba, pero no lo tenían en aquel momento. Cuando volví a Varsovia para los estudios, fui a longboardshop y después de charlar un rato, finalmente compré mi nueva tabla – Lush – Samba – con ruedas Cult y Sabra. La primera impresión fue totalmente extraña. Al principio no podía acostumbrarme a la tabla sin kicktail. Pero después de algún tiempo, me dio un enorme placer – un sentimiento parecido al que experimento cuando hago snowboard – mi segunda pasión. Esa fue la tabla en la que anduve en mis primeras competiciones. Me acuerdo de que aún no sabía hacer slides y rasgué toda la suela de los zapatos. Pero de todas formas, me divertí tanto como en la juventud.

Longboard doping 2011 fot. Zuzanna Nowacka

Longboard doping 2011 fot. Zuzanna Nowacka

Segunda fase – diversión

Durante una de las competiciones de snowboard, conocí a Michał. Después de charlar un rato, me enteré de que, gracias a una beca de la universidad, hizo unas tablas en tecnología Vertical Lamination (de ahí proviene nuestro nombre – una alternativa al monopatín de contrachapado). Yo también estaba pensando en hacer mi propia tabla. Después de más o menos 2 semanas y después de enviar unos emails, vine al estudio de Michał donde vivía con Sylwia – su chica en aquel momento. Me quedé sorprendido de cómo pudo meter la prensa y el compresor en un apartamento tan pequeño. En aquellas condiciones hicimos juntos nuestra primera tabla. Orgullo, admiración, son apenas algunas palabras que describen lo que sentía en aquel momento.
Luego las cosas fueron pan comido – pfff, que tonterías estoy diciendo, se pusieron duras. El traslado a Kętrzyn, construcción de primera prensa y trazador, los primeros prototipos sensatos, cerca de 100 tablas tiradas a la basura solo para aprender el proceso. Conseguimos hacer más o menos 15 ejemplares que se podían montar. Mi visita a Kętrzyn fue una de las peores semanas en mi vida. El estrés, todo el tiempo algo salía mal, algo se rompía, estábamos bajo constante presión. En aquel momento Piotrek se unió a nosotros y se ocupó de preparar los modelos de tablas y de proyectar el diseño gráfico.
Después de 2-3 meses, llegamos a la conclusión de que no se puede trabajar a distancia. Ahí fue cuando decidimos regresar a Varsovia. Encontrar un lugar adecuado no fue tan fácil como pensábamos al principio. Finalmente lo conseguimos! 74 metros, alrededores de la Galería Mokotow – un centro comercial y nosotros – los tres “vagabundos”. Totalmente relajado tomaba un tranvía para ir a nuestro taller observando a la gente en trajes y tensa a mi lado. Aquel lugar era nuestro pequeño asilo donde podíamos dar rienda suelta a nuestras pasiones y pasar buen tiempo. Cuando decía a alguien que hacíamos las tablas, nadie se lo tomaba en serio. “Es solamente una diversión, dedicaos a algo útil y rentable, buscad un curro normal – espabilad!”.

profil pierwszej deski fot.michalmilewicz

Profil pierwszej deski, którą zrobiliśmy u Michała w domu fot. Michal Milewicz

Tercera fase – curro

Las tablas me acompañan desde hace cerca de 16 años. Monto longboard, monopatín y hago snowboard. Algunas veces surfeé, practiqué kitesurf, wakesurf, wakeskate y skimboard.
Desde hace cerca de 6 años hago tablas y desde casi 2 años es mi “trabajo a tiempo completo”.
Si en este momento me preguntaras qué es el longboard para mí, sería difícil encontrar una respuesta inequívoca. Sin embargo, empezaría por la autorrealización, algo que me satisfaga y divierta. Los Longboard son “los lugares” que me gustan y a los que quiero volver. Son las personas a las que encuentro y a las que nunca hubiera conocido si no habría montado en la tabla. Son los viajes que me impresionan extremadamente. Longboard es una fuente de alegría, pero también de sacrificio, tristeza y amargura. Es una lucha. Es un lugar donde cada día ocurre algo nuevo e inesperado. Longboard es lo que le permitas ser. Y qué significa para ti?
Aquí vais a encontrar nuestras reflexiones (no tengáis demasiadas expectativas:)), trick tips, descripciones de nuestros viajes, ideas y mucho más. Os invitamos a seguir nuestro micro blog.
Paz.

Szymek

Free free email marketing by FreshMail